Saltear al contenido principal
+57 2 668 7083 contacto@cadenalawoffice.com
¿Qué Hace La Corte Penal Internacional?

¿Qué hace la Corte Penal Internacional?

La Corte Penal Internacional en La Haya ha sido parte del sistema de justicia global desde 2002, pero su concentración en asuntos africanos ha llevado a acusaciones de parcialidad.

El Estatuto de Roma que estableció la corte ha sido ratificado por 123 países, pero Estados Unidos es una ausencia notable.

¿Para qué está diseñado el tribunal?

Enjuiciar y llevar ante la justicia a los responsables de los peores crímenes: genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. El tribunal tiene jurisdicción global.

Es un tribunal de última instancia, que interviene solo cuando las autoridades nacionales no pueden o no procesar.

¿Ya hay varios tribunales internacionales?

Sí, pero realizan trabajos diferentes o tienen un mandato limitado.

La Corte Internacional de Justicia (a veces llamada la Corte Mundial) gobierna las disputas entre los gobiernos pero no puede enjuiciar a las personas.

Los tribunales penales internacionales para la ex Yugoslavia y Rwanda han juzgado a personas por crímenes de lesa humanidad, pero solo si se cometieron en esos territorios durante un período determinado.

A diferencia de los tribunales internacionales, la Corte Penal Internacional es un órgano permanente.

¿Hay algún límite de tiempo sobre lo que cubre?

El tribunal no tiene jurisdicción retroactiva, solo puede ocuparse de los delitos cometidos después del 1 de julio de 2002 cuando entró en vigor el Estatuto de Roma.

Además, el tribunal tiene jurisdicción automática solo para delitos cometidos en el territorio de un estado que ha ratificado el tratado; o por un ciudadano de tal estado; o cuando el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas le refiere un caso.

¿Qué tipo de casos persigue el tribunal?

El primer veredicto del tribunal, en marzo de 2012, fue contra Thomas Lubanga, el líder de una milicia en la República Democrática del Congo. Fue declarado culpable de crímenes de guerra relacionados con el uso de niños en el conflicto de ese país y sentenciado en julio a 14 años.

La persona de más alto perfil presentada ante la CPI es el ex presidente de Costa de Marfil Laurent Gbagbo, acusado en 2011 de asesinato, violación y otras formas de violencia sexual, persecución y “otros actos inhumanos”.

Otros casos notables incluyen acusaciones de crímenes de lesa humanidad contra el presidente de Kenia Uhuru Kenyatta, quien fue acusado en 2011 en relación con la violencia étnica postelectoral en 2007-08, en la que 1.200 personas murieron. La CPI desestimó los cargos contra el Sr. Kenyatta en diciembre de 2014.

Entre los buscados por la CPI están los líderes del movimiento rebelde de Uganda, el Lord’s Resistance Army (LRA), que está activo en el norte de Uganda, el noreste de la República Democrática del Congo y Sudán del Sur. Su líder, Joseph Kony, está acusado de crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra, incluido el secuestro de miles de niños.

La corte tiene una orden de arresto pendiente para el presidente sudanés Omar al-Bashir, la primera contra un jefe de estado en funciones. Cuando el Sr. Bashir, que enfrenta tres cargos de genocidio, dos cargos de crímenes de guerra y cinco cargos de crímenes contra la humanidad, asistió a una cumbre de la Unión Africana en Sudáfrica en junio de 2015, un tribunal sudafricano ordenó que se le impida salir del país mientras decidió si debería ser arrestado bajo la orden de ICC.

El gobierno sudafricano permitió que el Sr. Bashir se fuera y en las consecuencias un juez acusó enojado al gobierno de ignorar la constitución. El gobierno, a su vez, amenazó con abandonar la CPI.

En 2015, la CPI comenzó una investigación preliminar sobre el conflicto de Gaza 2014. La Autoridad Palestina presentó pruebas al tribunal en junio de lo que afirma que fueron crímenes de guerra cometidos por el ejército israelí. Un informe de la ONU encontró evidencia de crímenes de guerra tanto del grupo militante palestino Hamas como del ejército israelí.

Presunto prejuicio africano

La CPI ha sido criticada, particularmente por la Unión Africana, por su enfoque en África. En los 11 años de historia del tribunal, solo ha presentado cargos contra africanos negros.

La CPI niega cualquier prejuicio, señalando el hecho de que algunos casos, como el ERS en Uganda, fueron remitidos por el país afectado, y algunos fueron remitidos por la ONU.

Fatou Bensouda, el fiscal jefe de la CPI, que es gambiano, ha argumentado que la CPI está ayudando a África en sus enjuiciamientos de criminales.

“La CPI está trabajando con África y trabajando para las víctimas africanas, así que no creo que la Unión Africana deba estar en contra de eso”, dijo .

¿Cómo puede la corte asegurar el arresto y el juicio de los sospechosos?

La CPI no tiene fuerza policial propia para rastrear y arrestar sospechosos. En su lugar, debe confiar en los servicios de la policía nacional para realizar arrestos y buscar su transferencia a La Haya.

El caso del Sr. Bashir ilustra el problema que esto puede presentar para el tribunal. Varios países signatarios de la CPI, incluidos Chad y Kenia, se han negado a cooperar en su arresto.

Un tribunal sudafricano ordenó que se le impidiera salir del país, solo para que el gobierno anulara la orden.

La Unión Africana ha dado instrucciones a los miembros para que no lleven a cabo la orden de arresto de la CPI en su contra mientras lleva a cabo su propia investigación.

¿Como funciona el sistema?

El fiscal inicia una investigación si un caso es referido por el Consejo de Seguridad de la ONU o por un estado ratificador.

Él o ella también pueden tomar medidas independientes, pero los enjuiciamientos deben ser aprobados por un panel de jueces.

Tanto el fiscal como los jueces son elegidos por los estados que participan en el tribunal. Luis Moreno Ocampo de Argentina fue el primer fiscal jefe del tribunal. Fue reemplazado por la Sra. Bensouda.

Cada estado tiene derecho a nominar a un candidato para la elección como juez.

¿Quién ha aceptado cooperar con el tribunal?

El Tratado de Roma ha sido ratificado por 121 estados hasta el momento, lo que significa que se han obligado a cooperar. Otros 34 han firmado y pueden ratificarlo en el futuro.

Solo un estado árabe ha ratificado hasta ahora: Jordania.

¿Por qué Estados Unidos no está involucrado?

Durante las negociaciones, EE. UU. Argumentó que sus soldados podrían ser objeto de enjuiciamientos políticamente motivados o frívolos.

Se introdujeron varias salvaguardas, y Bill Clinton eventualmente firmó el tratado en uno de sus últimos actos como presidente, pero nunca fue ratificado por el Congreso.

La administración Bush se oponía rotundamente a la corte y a cualquier dilución de la soberanía estadounidense en materia de justicia penal, y Estados Unidos amenazó con retirar sus tropas de la fuerza de la ONU en Bosnia a menos que la CPI les otorgara inmunidad judicial.

En una decisión muy criticada, el Consejo de Seguridad de la ONU votó el 12 de julio de 2002 sobre un compromiso que dio a las tropas estadounidenses una exención de 12 meses de procesamiento, renovada anualmente.

Pero el Consejo de Seguridad, impulsado por el entonces secretario general de la ONU, Kofi Annan, se negó a renovar la exención en junio de 2004, dos meses después de que las imágenes de las tropas estadounidenses que abusaban de prisioneros iraquíes conmocionaron al mundo.

La operación de la corte se ve debilitada sin la participación de los EE. UU. Sin embargo, Washington no ha descartado la cooperación con la corte en casos particulares.

¿Hay otros disidentes?

Sí, varios países importantes parecen decididos a no someterse a la jurisdicción de la CPI. Algunos ni siquiera han firmado el tratado, como China, India, Pakistán, Indonesia y Turquía.

Otros, incluidos Egipto, Irán, Israel y Rusia, han firmado pero siguen siendo dudosos y no lo han ratificado.

Es poco probable que los presuntos crímenes de lesa humanidad en esos estados sean enjuiciados.

¿Cómo encaja la Corte Penal Internacional con el sistema judicial de cada país?

Los Estados que se unen al tratado tal vez deseen asegurarse de que ellos mismos puedan enjuiciar a todos los delitos que abarca; de lo contrario, el tribunal puede intervenir.

Algunos gobiernos ya han introducido legislación para hacer cambios en sus propios sistemas judiciales.

¿Quién está pagando?

Los estados que toman parte. Esto será de acuerdo con las mismas reglas que rigen sus contribuciones a la ONU, más o menos en función de su riqueza nacional.

La ausencia de EE. UU. En particular hace que el financiamiento de la corte sea más caro para otros.

Japón, Alemania, Francia y Gran Bretaña se encuentran entre los principales contribuyentes.